Impacto del coronavirus en la economía

Carlos Rodríguez Nichols

El coronavirus ha puesto en jaque a la población mundial. El mundo está expuesto a esta epidemia a nivel global y a serias implicaciones principalmente en salud y economía. Es decir, un problema de salud pública que amenaza la estabilidad política y económica de la comunidad de naciones. También, pone a prueba la eficiencia o más bien la disfuncionalidad de políticas públicas sanitarias para enfrentar el impacto de este virus altamente contagioso que multiplica día a día el número de casos y muertes.

En un principio, se pensó que no era más que una vorágine de noticias amarillistas de medios de comunicación catastrofistas. Algunos gobernantes subestimaron la magnitud de esta epidemia desoyendo las grabes consecuencias. Políticos populistas de izquierda y derecha que culparon a los partidos de la oposición y a la prensa por alarmar a la población. El tiempo ha demostrado las erratas de estos demagogos, desaciertos, que retrasaron  el control del virus en etapas iniciales.  Hoy, la mayoría de los gobiernos, incluso aquellas administraciones que en un principio manifestaron comportamientos irresponsables frente al virus, finalmente han tomado medidas drásticas para controlar la pandemia: regulaciones que desafortunadamente impactan de forma negativa la economías.

Un desequilibrio económico a nivel mundial conlleva repercusiones en comercio internacional y medio ambiente, y abrumadoras consecuencias en la fuerza laboral. En otras palabras, la caída del consumo de bienes y servicios afectará de forma global la agricultura y la cadena de distribución de insumos, así como la industria y el turismo para mencionar algunos rubros; en fin, producirá un estrepitoso descalabro financiero a gran escala.

El cierre de comercios, bares, clubs, eventos públicos y privados, así como la cancelación de vuelos y cierres de centros turísticos crearán una desaceleración económica y una eminente recesión económica a futuro cercano. Escenario en el cual las inversiones extranjeras y el fructífero mercado inmobiliario experimentarán una de las mayores bajas de los últimos tiempos. Esto, sin duda, tendrá serias consecuencias en las clases menos privilegiadas: camareros, cocineros, dependientes de tiendas, hoteles y supermercados, personal de gimnasios, teatros y cines, choferes de buses, taxistas, empleados de líneas aéreas y aeropuertos. En otras palabras, la mayoría de los ciudadanos de países de primer mundo y, aún mas serio, de aquellas naciones en vías de desarrollo. Es decir, el grueso de la población que vive de un salario mensual para cubrir necesidades básicas y obligaciones financieras previamente establecidas: alquileres, hipotecas, deudas y prestamos universitarios.

Debido a esta categórica desaceleración económica muchas personas tendrán que alejarse de sus fuentes de trabajo, lo que aumentará radicalmente los índices macroeconómicos de desempleo. Paralización económica que producirá millonarias quiebras materiales sumado a pérdidas de vidas, algunas en edades productivas. Sin más, una crisis socioeconómica que afectará a la población mundial de manera transversal sin distinción de clase social o escolaridad. Todos, de alguna forma, ya somos o seremos testigos de esta pandemia.

Y, lo más serio está por venir. La mayoría de la gente aún no ha vivido los nefastos alcances de este virus en carne propia, dado que la epidemia todavía no ha aquejado a sus familias, amigos, vecinos y compañeros de trabajo de manera directa. El día que empiece a verse el entorno inmediato disminuido por este contagioso virus,  entonces, la incertidumbre y el pánico profundizarán en mayor grado las derivaciones económicas de los ciudadanos. Una vez más, ¡lo peor está a la vuelta de la esquina!

Sin duda, el mundo se perfila hacia una recesión económica sin precedentes, mucho más profunda que la vivida décadas atrás. Ejemplo de esto, es el desplome de mercados bursátiles alrededor del mundo que han llegado a trastocar los peores índices desde aquel lunes negro de octubre del 87. Un panorama sombrío más allá de ideologías políticas o adhesiones partidistas: una escabrosa realidad que coacciona la salud mundial amenazando vidas de miles de hombres, mujeres y jóvenes, así como el equilibrio económico y financiero de la comunidad de naciones.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Epidemias del siglo 21

Carlos Rodríguez Nichols

En los últimos veinte años han aparecido enfermedades infecciosas de múltiples etiologías causando un impacto en la salud y en los patrones de mortalidad a nivel global. En muchos casos, epidemias transmitidas al hombre por una diversidad de animales: cerdos, aves, y murciélagos que constituyen el reservorio de ciertos virus. Entre ellos, vale mencionar el SARS que emergió de China extendiéndose por varios países afectando a miles de personas y dando muerte a centenas de inocentes. Asimismo, en 2011 apareció en México una epidemia ocasionada por la influenza porcina dejando su huella en más de 120 países. También, en 2013 se propagó un virus causante de enfermedades respiratorias identificado como una variante de la influenza aviar. Siguiendo esta línea, se puede identificar la estrecha relación entre enfermedades virales y alguna especie animal. Ante esto, la utilización de animales por el hombre es un irrefutable factor de propagaciones epidémicas.

El crecimiento de la población mundial, los cambios climáticos, la apertura de fronteras comerciales y la masificación de viajeros, son indudablemente otros de los  factores atribuibles a las epidemias mundiales. Esto, sin olvidar la manipulación de microorganismos como armas biológicas contra poblaciones y  potencias enemigas. Así como el mundo está globalmente interconectado por medio de redes comerciales, financieras y medios de comunicación que condicionan a las poblaciones bajo una misma estructura de comportamiento, de igual forma se propagan pandemias afectando la salud mundial a gran escala, es decir, epidemias de rápida extensión que infectan a miles y centenares de miles. Las poblaciones al carecer de protocolos inmunológicos son altamente susceptibles a las diferentes cepas de virus, lo que complica el conocimiento y gravedad de las epidemias. Por eso, la contención de brotes epidémicos en sus inicios es una de las estrategias más efectiva para combatir los virus. Competencia que exige una interacción multisectorial de expertos de la salud, medios de comunicación, entidades gubernamentales y una sostenible inversión financiera en investigación epidemiológica.

La actual pandemia del coronavirus, hasta ahora de origen desconocido y sin vacuna a corto plazo ni un tratamiento específico, aumenta a mas de cien mil casos confirmados. Esta crisis sanitaria que afecta a poblaciones sin distinción de raza, género o clase social alrededor del mundo requiere políticas públicas globales, en otras palabras, coordinación internacional para controlar el virus. Realidad mundial en la que debe entrelazarse el campo de la salud, políticas públicas y medidas económicas a corto y mediano plazo. En otros términos, pone a prueba la capacidad de los centros sanitarios y el equipo hospitalario necesario para hacer frente al creciente número de personas infectadas o en proceso de observación. Para ello, se necesita mayor interacción investigativa entre entidades académicas, tecnología e instituciones científicas, sabiendo de ante mano que los virus causantes de epidemias y pandemias en la actualidad no son estrictamente virus  nuevos, sino en muchos casos diferentes cepas de virus anteriormente existentes.

Por otro lado, los gobiernos deben implementar campañas educativas para que los ciudadanos se comprometan a realizar una constante higienización personal y  lleven a cabo las medidas recomendadas con el fin de evitar una mayor propagación del fenómeno pandémico. También, se requiere el correcto liderazgo de jefes de estado y sus equipos de gobierno para atacar esta epidemia de alcance pandémico: reto político que exige asumir con responsabilidad las pérdidas humanas así como las consecuencias económicas estrechamente ligadas al pánico colectivo mundial frente a este fenómeno epidemiológico. En otras palabras, pavor a lo incierto y a la génesis de la pandemia. Especialmente, su acelerada y amenazante circulación producto en gran parte de las ineficientes políticas unilaterales y poca transparencia de algunos gobernantes de cara a esta epidemia de fácil contagio.

Es hora de dejar de lado discursos vacíos y verdades a medias. Cada día que se pierde significa mayor propagación del virus, el eminente colapso de centros sanitarios y consecuentemente pérdidas humanas. El mundo está en alerta roja, quien no lo quiera entender atenta contra su propia vida y desafía el entorno de forma irresponsable.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Guerras biológicas

Carlos Rodríguez Nichols

La utilización de agentes biológicos contra naciones rivales y poblaciones determinadas se ha realizado a lo largo de la historia, especialmente durante las Grandes Guerras del siglo veinte así como en el período de la Guerra Fría. Décadas de obscurantismo imperialista en las que Estados Unidos y la extinta Unión Soviética  desarrollaron agentes biológicos previamente experimentados por los nazis en campos de concentración. En las guerras biológicas se emplea intencionalmente virus, bacterias y productos tóxicos con el fin de ocasionar lesiones físicas y psíquicas a pueblos enemigos.

En 1941 Japón desarrolló bombas cargadas con agentes de la peste bubónica usadas contra los chinos, y siete años después la milicia judía Haganá liberó bacterias de tifus Salmonella causando un brote de tifoidea. Durante la Guerra de Corea, China y Corea del Norte acusaron a Washington de emplear armas biológicas a gran escala, entre ellas, el uso de insectos portadores de enfermedades letales. En otros términos, el uso de la ciencia epidemiológica en aras de destrucción de masas ha sido utilizada por las grandes potencias como estrategia de guerra en conflictos bélicos. Es decir, pone el conocimiento de la epidemiología al servicio de mentes retorcidas capaces de convertir los agentes infecciosos en armas biológicas destinadas a métodos de exterminio a gran escala; o sea, actos criminales que pueden desencadenar cuadros clínicos, enfermar e incluso matar a sectores vulnerables de la población. Así, estos “comisionados de la muerte” crean terror colectivo y desequilibrio en gobiernos de naciones antagonistas.

Los agentes biológicos no solo constituyen una amenaza sin precedente, sino pueden ser causantes de muertes de miles y millones de seres, afectando el medio ambiente en términos generales con secuelas económicas a mediano y largo plazo. De esta forma, los avances científicos en biología, tecnología e ingeniería genética permiten modificar y crear microorganismos resistentes a tratamientos, lo que dificulta cada vez más la búsqueda de vacunas y la radicación del fenómeno viral. Claro, los agentes biológicos afectan tanto al enemigo como a las propias poblaciones vinculadas a aquellos sectores donde el móvil infeccioso adquiere mayor fuerza y contagio. Según estos obcecados paladines imperialistas, algunas veces es necesario sacrificar un ínfimo número de los propios ciudadanos con tal de no incidir en mayores pérdidas económicas y detrimentos de la autoridad regional.

Ante esto, vale preguntarse si la actual sepa de coronavirus, de origen “desconocido” y aún sin protocolo de inmunización, es un agente biológico producido con fines políticos y económicos para disminuir a ciertos grupos de poder. Si fuese así, el coronavirus podría ser una estrategia del gigante asiático para poner un alto a las manifestaciones y revueltas callejeras llevadas a cabo en Hong Kong, rebeliones que han causado billonarias pérdidas de dinero a la potencia china amenazando la hegemonía continental de Pekín frente a las potencias occidentales. En este caso, el virus intentaría poner fin a las escandalosas protestas anti sistémicas contra el poderoso aparato estatal comunista chino.

También, serviría como instrumento de contención a las cometidas tarifas comerciales incurridas por Washington ante la silenciosa mirada global. En otras palabras, un ultimátum a la primera potencia mundial responsable de la descabellada guerra comercial entre Washington y Pekín, y el irrespeto de la actual administración estadounidense a los tratados internacionales. Sin duda, una efectiva estrategia para mostrar a la primera potencia mundial el alcance de China en la utilización de armas biológicas y el avance de Pekín y Moscú en inteligencia cibernética: estrategia  capaz de interferir en elecciones de naciones rivales, ciertamente causante del menoscabo a la democracia occidental en gran parte del continente europeo y Latinoamérica.

Una vez más, la manipulación de agentes biológicos con fines bélicos se ha utilizado como armas letales desde la Edad Media. Sin embargo, en la actualidad, las redes sociales y los medios de comunicación globalizados potencializan el pánico colectivo a lo largo y ancho del planeta. Esto, sumado a la masificación de viajeros entre naciones y continentes: actores facilitadores de la transmisión del virus de forma exponencial sin distinción de raza, género, nacionalidad o estrato social. Siguiendo estos preceptos, todos podemos estar expuestos a estas pestes endémicas producidas sin el menor reparo en laboratorios clandestinos, al servicio de los intereses económicos y políticos de ciertos grupos de poder.

DSCF5275 (1)

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El extraño de la camada

Carlos Rodríguez Nichols

El extraño es el diferente de la manada, aquel que se distingue del resto de la jauría humana. Ese que por incomprensibles leyes de la naturaleza no es igual a todos los suyos: se distancia de lo socialmente aceptado por la generalidad, por esa mayoría incapaz de cuestionar las rígidas estructuras establecidas durante siglos o impugnar “esos supuestos valores” que en repetidas ocasiones son más desvalorizaciones y pusilanimidades que construcciones éticas.

Por eso, los extraños no son sólo aquellos provenientes de otras nacionalidades o soberanías. El extraño también existe entre los de su misma colmena y, aún más, entre la misma camada. Ejemplo de esto dicho, son las personas categorizadas con la nomenclatura de raros, los carentes de virilidad o del comportamiento que se espera de su género. Todo aquel que carece del brío suficiente para ser calificado como un hombre de verdad, el macho alfa desde una conceptualización animal. En otras palabras, son juzgados como anómalas perversiones humanas a las que hay que humillar y demoler física y emocionalmente al punto de castigarles con penas deplorables según la ortodoxia religiosa de ciertas culturas o movimientos sociopolíticos.

Este nivel de barbarie contra ciertos grupos sociales existe actualmente en naciones supuestamente cultas y civilizadas: rusticidad y tosquedad que  se ha fortalecido en las última década con el respaldo de grupos extremistas ultraconservadores. En otros términos, un retroceso al subdesarrollo comportamental  llevado a cabo  por blancos europeos cristianos en tierras africanas y naciones petroleras cien años atrás.

También, el enfermizo narcisismo y superioridad de ciertos grupos de poder hacen que algunos repudien a  aquellos de piel negra o aceitunada, esos con un “no-blanco” lo suficientemente oscuro para ser menospreciados en tanto ciudadanos de  segundo rango; es decir, una suerte de soldados rasos en posición de inferioridad. Claro, cuando estos “extraños” cuentan con empoderadas fortunas a sus espaldas, entonces, los afeminados se convierten en caballeros de fina estampa y, algunos, oriundos amestizados son considerados rarezas de acusadas inteligencias. Sin embargo, no todas estas insólitas “a-normalidades” gozan de los mismos privilegios.

Por ejemplo, el inversionista por más extraño que sea se le invita a licitaciones comerciales y hasta se le abren las puertas de jeques, reyes y jerarcas. Éste se considera “un valor agregado”, un plus a la economía y el desarrollo del país de acojo. A estos no se les juzga con la vara de inquisición con que se mide el color de la piel o las marcas culturales de los desafortunados. Incluso, cuando cuentan con el respaldo de sumas millonarias personales, los velos y exuberancias son vistas como íconos de excentricidad. Sus palacios flotantes naveguen las costas europeas, aunque sus orígenes no son tan diferentes a los de esas masas migrantes que se juegan la vida atravesando el Mediterráneo: multitudes de hambrientos que huyendo de guerras y hambrunas se cuelan por cualquier hendija fronteriza, burlan controles y autoridades y se enfrentan al desprecio de un nada desdeñable número de ciudadanos de primer mundo.

A estos desdichados no se les considera extranjeros respetables, sino viles extraños, intrusos que amenazan la estabilidad social de cunas civilizadas. Es decir, desechos de lejanas latitudes relegados a una absoluta deshumanización. Deshumanización que se cuantifica en cargas financieras; costes, que estas hordas representan para las naciones receptoras.

Sin más, la aparente formación académica en urbes desarrolladas, y el progreso tecnológico de las naciones industrializadas se ponen a prueba al desvelarse la verdadera realidad del ser humano: la codicia y la crueldad. En otras palabras, la falta de humanidad. Humanidad eclipsada por anacrónicas etiquetas que categorizan a las poblaciones según signos externos o posesiones personales.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

En río revuelto, ganancia de pescadores

Carlos Rodríguez Nichols

Las masas latinoamericanas se levantan con fuerza contra la inequidad económica que polariza el colectivo social. Por un lado, la reducida franja más rica de las naciones se ha empoderado de forma exponencial frente a las carencias de un importante sector de la sociedad.  Por otro lado, las clases medias consideradas el motor móvil del sistema capitalista se han desvalorizado: en muchos casos, incapaces de sostener el nivel socioeconómico que ostentaron en décadas pasadas.

Las razones de esta debacle social son numerosas: sobrepoblación en países en vías de desarrollo, reducidas posibilidades de promoción económica y consecuentemente incapacidad de ahorro. En el pasado, el ahorro era una de las varas de medición de ascenso social. Hoy, el endeudamiento y el crédito a plazos impide al asalariado común economizar con miras a futuro. Claramente, la globalización capitalista induce a las masas a consumir, comprar sin precedente alguno, invertir y gastar en artículos redundantes fuera del alcance personal o realidad salarial. Por eso, ¿habría que preguntarse si el desvanecimiento de las clases medias es causa del consumismo salvaje o si hay otros factores en juego?

Sin duda, el endeudamiento masivo se ha convertido en una de las herramientas mas eficaces utilizadas por entidades financieras para engrosar la relación “acreedores y adeudados”. Ante este escenario, enormes poblaciones apenas viven o llegan a final de mes con salarios incapaces de palear deudas crediticias o subsistir con penosas jubilaciones. A esta desproporción salarial, se suma un descarado abuso de poder de gobernantes, indistintamente, que militen en las cada vez más codiciosas y fallidas izquierdas, o derechas incapaces de proporcionar seguridad al ciudadano medio, a los hombres y mujeres de a pie que pululan las calles latinoamericanas.

Ante esto, en los últimos meses, una buena parte de las naciones latinoamericanas han sido testigo de levantamientos masivos, barricadas, homicidios y revueltas en Santiago, Bolivia, Quito y Bogotá. Sin más, un macabro escenario producto de la rabia social de miles y millones de ciudadanos que no ven una salida al obscuro túnel en el que se encuentran: mediocre educación pública; serias fallas en el sistema de salud; medios de transporte inadecuados para la cantidad de usuarios dependientes de transportación pública, y, en casos extremos, viviendas sin acceso a agua potable. Sin duda, este panorama se ha multiplicado con la entrada masiva de inmigrantes: en su mayoría, hombres y mujeres de estratos sociales desfavorecidos con niveles académicos elementales o prácticamente inexistentes. Es decir, mano de obra “pura y llana” a los que “detrás de bambalinas” se les considera intrusos de segunda o tercera categoría. Es decir, “la fuerza laboral esclavizada” del siglo veintiuno.

A estos “desclasados” hace cien años se les remuneraba con un pedazo de techo y un plato de comida. Hoy, en el mejor de los casos, se les paga con salarios inferiores a los sueldos mínimos establecidos, o se contratan en negro para  reducir gastos fijos de empresas, industrias y actividades agrícola ganaderas. En otras palabras, un descarado abuso de poder de los sectores privados y entidades estatales que se benefician de estas turbas migratorias, hordas empobrecidas que huyen de hambrunas y conflictos político militares. Según información internacional, más de cuatro millones de venezolanos han huido de su tierra desplazándose a naciones colindantes. Países sudamericanos a los que irremediablemente han causado un desequilibrio social desde diferentes ángulos que se mire: sector salud, vivienda, educación, transporte y puestos laborales.

Es superfluo e irracional pensar que Maduro está patrocinando las revueltas callejeras de Santiago y otras ciudades latinoamericanas. El régimen chavista apenas subsiste auspiciado por Rusia y China: potencias, a las que Caracas debe alrededor de veinte mil millones de dólares. En todo caso, Pekín y Moscú son los “peces gordos” detrás de estos levantamientos sociales. Insurrecciones en las que Maduro y Raúl Castro “en el mejor de los casos” juegan un papel secundario en tanto representantes regionales del Kremlin y el gigante asiático: ambos potentados proclives a desestabilizar las instituciones democráticas locales en beneficio propio. Esto, sin olvidar el poder de narco-organizaciones lideradas por mafias locales, las cuales, son orquestadas por “hombres claves” de la cúpula venezolana, colombiana, brasileira y boliviana; esto dicho, para mencionar algunos de los actores más fuertes de este submundo latinoamericano.

Por tanto, el mecanismo estratégico de corrupción y abuso de poder no se limita a funcionarios públicos y al sector privado. Va más allá. Implica el posicionamiento de potencias internacionales con intereses geopolíticos en la región, y las múltiples organizaciones que actúan al margen de la ley. Todos y cada uno, interesados en una contundente porción del “pastel” económico  Riquezas que no se circunscriben exclusivamente a la producción y venta de estupefacientes, sino también a la extracción de litio boliviano, el cobre chileno, la minería y el codiciado “oro negro” venezolano, y, vergonzosamente, la explotación del Amazonas con fines mercantilistas.

DSCF5275 (1)

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La irracionalidad del fanatismo neofascista

Carlos Rodríguez Nichols

Si algo tienen en común las religiones y las políticas neofascistas es el poder de convocatoria, conductas fanáticas que superan cualquier ápice de razón. Ahí, la conexión entre dos conceptos que interactúan de forma simultanea: religión y política. Estrategias ejercidas tanto por la Iglesia como por innumerables cultos populistas existentes. De esta manera, los movimientos políticos adquieren una suerte de aura religiosa en que se yuxtapone lo trascendente a las líneas de pensamiento o ideologías mundanas. Así, se intenta conjugar los ideales político civiles y los valores espirituales: nación, patria, moral y respeto por las tradiciones sociales y religiosas.

Doctrinas cimentadas sobre dogmas establecidas desde lo intuitivo, “fe a ciegas”, que supera todo pensamiento reflexivo sobre deidades o líderes políticos, indistintamente del nivel de educación de los seguidores. De ahí, las múltiples aseveraciones de autócratas que sin fingimiento alguno se autoproclaman representantes de poderes divinos. Es decir, se instaura una suerte de adoración a estos ídolos movilizadores de masas. Claramente, un apasionado fervor y exaltación sin dar mayor importancia a las erratas, bajezas personales y despotismos de “esta suerte de gurúes” hacia aquellos que se desmarcan de  sus rigurosas líneas establecidas. En otros términos, “los indeseables del sistema” que se posicionan contra los andamiajes institucionales de esta mafia política religiosa considerada “neofascismo clerical”.

Ideología dual que fusiona la doctrina política fascista con fundamentos teológicos y elementos religiosos: relación asociante entre ambos movimientos que brindan apoyo mutuo a las instituciones políticas ultranacionalistas y al corpus clerical. Claro ejemplo de fascismo clerical fue el régimen de Francisco Franco, constructor del nacionalcatolicismo como eje estructural de su ideología dictatorial. En las últimas décadas ha habido un reposicionamiento de las religiones, no solo de la Iglesia Católica Apostólica y Romana sino también de los diversos cultos existentes. Víctimas de sus propias falencias han sufrido una significativa pérdida de sus referentes estrictamente sagrado-religiosos, obligándolos a abrir nuevos canales proselitistas y nuevas formas de poder.

Actualmente, Brasil es escenario del empoderamiento del llamado cristofascismo: modulaciones cristianas ortodoxas ahondadas a posiciones racistas, misóginas y homofóbicas de carácter fascista. Este cristofascismo brasileiro utiliza un discurso asequible a las clases bajas, en su mayoría incultos e iletrados, para combatir a los enemigos de la fe, aquellos proclives a excesos de libertad que amenazan el proyecto tradicional familiar supuestamente contrario a los cimientos y valores de la nación.

El presidente Jair Bolsonaro es fruto de la interacción de organizaciones neofascistas y del poder ejercido por la Iglesia Evangélica, agrupaciones, movilizadoras de masas a gran escala que cuentan con el apoyo económico y estratégico de tentáculos exteriores. De esta forma, quedan desdibujadas las fronteras entre un movimiento y otro, donde la actividad religiosa adquiere fuerza política al entrelazarse en el tejido institucional estatal.

En otras palabras, se atribuye a los regímenes neofascistas rasgos de religiones políticas definidas por simbolismos, ritos, creencias y culto a un líder supremo. En fin, un cúmulo de mitos, héroes y fanatismo que determinan el perfil de estas formaciones políticas cargadas de un nacionalismo religioso. Así, lo sagrado está presente en el campo político y lo político amalgamado a preceptos religiosos. Realidad, en la que la política asume contenidos religiosos: exaltación a las virtudes y obediencia ciega al Estado, la Iglesia y su líderes. Líderes considerados excepcionales e irrefutables por las élites partidistas, al extremo de posicionarlos como hombres divinizados e inspiradores de masas. Más bien, instigadores que actúan por medio de las emociones y los sentimientos más básicos del ser humano, convenciendo a sus fieles seguidores acerca de la superioridad del hombre según el color de la piel, los antecedentes genéticos o credo religioso.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El renacer de la extrema derecha

Carlos Rodríguez Nichols

La extrema derecha prolifera por el mundo entero. Se ramifica desde el norte de Europa hasta los confines del continente americano. Ultranacionalistas demagogos apuestan por discursos populistas dirigidos al colectivo social de forma trasversal. Apelan a los sectores rurales y a los clases medias urbanas, así como a los sectores más conservadores de la sociedad.

Por un lado, las clases obreras se sienten cada vez más defraudadas de las “nuevas izquierdas aburguesadas”, que han demostrado sed insaciable por el estatus que tanto odian y el dinero que siempre anhelaron. No hay más que mirar de cerca los falsos montajes escénicos de la familia Kirchener, el clan Chaves- Maduro y sus billonarios beneficiarios, así como la escandalosa fortuna de los hermanos Castro. Todos ellos a costa de pueblos sumidos en la pobreza y toda clase de carencias. Por otro lado, el inevitable hastío de las clases medias urbanas defraudadas de los partidos tradicionales de centro derecha incapaces de solventar las necesidades básicas de la mayorías: estabilidad laboral, sueldos acorde a los índices inflacionarios, y ante todo la esperanza de un ascenso social.

La suma de descontentos de los sectores rurales y urbanos han movido el péndulo político hacia la derecha, a una extrema derecha que enardece el ultranacionalismo y los supuestos “ideales tradicionales” aunque descontextualizados en el presente: oposición absoluta a la crisis ambiental, desregulación de medio ambiente, apertura y uso de parques nacionales para fines mercantilistas sin importar las consecuencias a largo plazo, menosprecio racial, oposición a la inmigración, absoluto irrespeto por la igualdad de género y los derechos de hombres y mujeres sin distinción de credo o predilección sexual, y obviamente oposición a la interrupción terapéutica de embarazos.

En otras palabras, acoso al “Otro” que  no cumpla con los parámetros o paradigmas incriminados por esta suerte de cúpula política de carácter inquisitivo. Asimismo, esta clase política ultraconservadora es caldo de cultivo del sector más recalcitrante y ortodoxo de la sociedad. Aquellos que por décadas permanecieron en silencio obligatorio ocultando su admiración por caudillos extremistas, por xenófobos dictadores que jugaron con la humanidad a su antojo exterminando hombres, mujeres y niños según sus creencias, afiliaciones políticas o tendencias personales.

Esos miles y millones que alabaron los “aportes” de Adolfo Hitler a la economía alemana, al precio que fuera mientras no afectara el entorno personal. Neofascistas que aún admiran a Francisco Franco sin importar su doble moral: por un lado su estrecha relación con el Opus y la Iglesia Católica y por otro lado su encubrimiento al nazismo y a las atroces políticas de exterminio del Tercer Reich.

Por eso, uno de los errores más contundentes del Partido Socialista Obrero Español fue reclamar de forma insistente la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco que yacía en la inadvertencia de la mayoría de los españoles. Pedro Sánchez con su retórica oportunista quiso hacer del ex autócrata una des las piedras angulares de su campaña presidencial. Desafortunadamente, en política los resultados no siempre resultan como muchas veces se calculan: la exhumación de Franco avivó el fervor de los admiradores del dictador, de la extrema derecha, del ultranacionalismo y de ese amplio sector de la población inconforme con los partidos tradicionales. Esto dicho, le dio alas al animal ponzoñoso, le dio fuerza y posicionamiento a VOX, el partido neofascista liderado por Santiago Abascal, al punto de convertirse en la tercera fuerza política, duplicando el número de diputados en sólo once meses de presencia en la arena política española.

Pero esto no es todo. El reciente pacto entre el Partido Socialista Obrero Español y Unidos Podemos, acuerdo aún en fase embrionaria, es la interacción de dos movimientos izquierdistas, es decir, un acuerdo entre el socialismo moderado español, y el partido comunista ortodoxo marxista-leninista. Una jugada de alta peligrosidad ante la mirada de inversores extranjeros y, consecuentemente, frente al crecimiento económico español “en vilo” según la opinión de doctos en la materia.

Una vez, más el electorado no soporta las triquiñuelas y artimañas de los partidos constitucionales, caminatas  a oscuras por callejuelas sin salida con tal de ocupar las altas esferas gubernamentales. La reciente negociación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es una demostración de las tantas falacias y subterfugios de dos políticos sedientos de poder al precio y coste que sea; sin importar, obviamente, las consecuencias ni la estabilidad de la nación que pretenden presidir.

Este nexo aparte de ser contraproducente para la pujanza de España, uno de los 27 miembros de la Unión Europea, sin duda reforzará a corto y mediano plazo el posicionamiento y poder de la extrema derecha española. “Vamos por ellos”, es el lema que exclaman los fervientes seguidores neofascistas que conforman la nueva ultraderecha española.

Esta tendencia ultranacionalista no es la excepción a la corrupción, al deseo de poder ni a las confabulaciones partidistas. Pero, para muchos puede ser la manera de poner un alto y cortar con las mentiras, el clientelismo y las jugarretas descaradas de los partidos tradicionales instalados en el poder desde hace más de cuarenta años.

DSCF5275 (1)

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment