La salida de Estados Unidos de Siria

Carlos Rodríguez Nichols

Estados Unidos perdió las guerras en Irak y Afganistán hace más de una década. Sin embargo, la presencia de la primera potencia mundial es necesaria como fuerza de poder en una de las zonas más conflictivas del planeta.

La salida de Estados Unidos de Oriente Medio crea sin duda un vacío en la región, vacío militar y político explotado por Rusia y China como potencias emergentes. Influencia, que permite el empoderamiento de Moscú en el ámbito político internacional y el liderazgo del Kremlin en tanto protector del dictador sirio. También, fortalece la carrera imperialista de Teherán en una de las zonas más fructíferas en petróleo, gasoductos y minerales del mundo.

Ante este des-equilibrio de poder vale preguntarse las razones de Washington para retirar el apoyo tecnológico y castrense al conflicto sirio, especialmente, en este momento que Moscú y Pekín están colaborando mutuamente en materia económica y militar: una relación bilateral estratégica frente al orden proteccionista de Estados Unidos. En otras palabras, las medidas comerciales impuestas por la Administración de Washington a China, así como las  diferencias geopolíticas entre Estados Unidos y Rusia en torno a Irán, Ucrania y la guerra siria, han contribuido a apuntalar la estrecha cercanía entre el gigante asiático y el Kremlin.

En el ámbito internacional, Rusia y China comparten posiciones similares. Ambas naciones favorecen los tratados comerciales y el intercambio de tecnología, ciencia, inteligencia y seguridad: una cercanía política, económica y militar con proyección global. Y, aunque Rusia tiene un rol más agresivo que China en Oriente Medio, Pekín se beneficia de la cercanía comercial y diplomática con Teherán y los aliados de Moscú.

Por otro lado, China cuenta con una fuerza naval y aérea cada vez más sofisticadas al punto de desafiar militarmente a Estados Unidos. En otros términos, una modernización militar y restructuración de las fuerzas armadas que la convierten en un rival amenazante a pesar de la supremacía militar estadounidense.

Sin embargo, mientras Estados Unidos se involucró en billonarias invasiones infructuosas, China se proyectó hacia un mercado armamentista a nivel global. Es decir, Pekín incrementó considerablemente la venta de armamento bélico alrededor del mundo a precios más asequibles que la industria occidental transformándose en el quinto exportador mundial de armas. Coyuntura que no solo aumenta los ingresos económicos, sino, también, la influencia militar del gigante asiático en el mundo.

Es decir, las dos potencias emergentes han tratado de crecer ante el desgaste de Estados Unidos como primera potencia mundial. Por eso, mientras Washington desacredita acuerdos internacionales y rompe con sus más fieles aliados, Moscú y Pekín se afanan en construir puentes con naciones del primer mundo, y con aquellas regiones que en décadas pasadas giraban exclusivamente en la órbita de Washington. Claro ejemplo es el creciente posicionamiento de China y Rusia en África y Latinoamérica.

Ante esta realidad, la primera potencia mundial estadounidense no puede retirarse de conflictos en zonas de alta peligrosidad, ni de regiones en las que se pone en juego los intereses económicos y políticos globales. Por tanto, en cada paso que Estados Unidos da un lado se crea un vacío de poder: vacío del cual China y Rusia sacan máximo provecho en aras de sus propios intereses hegemónicos.

Sin duda, cada errata de Washington es observada de forma minuciosa  por las potencias rivales; fuerzas emergentes que constantemente miden las contradicciones dictadas en la Oficina Oval. Por eso, las recomendaciones de Estado deben de ser expuestas cuidadosamente por expertos en inteligencia militar y servicios de seguridad en alianza con las naciones de Occidente. Si no, Moscú y Pekín seguirán escalando posiciones en la arena política internacional.

DSCF5275 (1)

About Carlos Rodríguez Nichols

Soy Carlos Rodríguez Nichols
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s