Los políticos españoles

Pedro Sánchez resucitó de sus propias cenizas. Diez meses atrás era considerado el mayor epíteto del oportunismo y merecedor de los peores atributos según gran parte de la opinión pública. Menos de un año después gana las elecciones generales con amplia mayoría, duplicando en número de escaños a su rival más cercano. ¿Cómo en tan poco tiempo un político puede lograr semejante ventaja y posicionamiento?

Sin duda, los diez meses como jefe del gobierno le sirvió de anclaje para ganar respeto entre el electorado español y un cierto prestigio en el ámbito internacional. Hoy, los resultados favorables a nivel nacional y el aval de las principales figuras del club de naciones europeas confirman el liderazgo de Pedro Sánchez como Jefe de Estado y máximo representante del Partido Socialista Español, uno de los principales referentes del movimiento socialista europeo. Sin embargo, dos realidades situacionales jugaron a favor de Sánchez en la campaña electoral: el descrédito de la extrema izquierda y el auge de Vox, el partido ultraderechista andaluz.

En el bando de la izquierda, Pablo Iglesias sufrió un enorme descrédito como líder potenciando el desplome de aquel movimiento de indignados que surgió en el 2015 a raíz de la crisis financiera, la pérdida de puestos laborales y el “venido a menos” de muchos hogares españoles de clase media. Iglesias, el joven político formado en las filas intelectuales marxistas, capturó el voto de un importante número de seguidores en edades productivas que veían sus vidas fracturadas ante el desplome económico y los masivos recortes sociales, entre ellos salud y educación. Aquel iracundo revolucionario de aula universitaria, que con aire bolchevique leninista arqueaba malestar nauseabundo contra las clases privilegiadas, perdió el norte discursivo y el apoyo de sus fieles seguidores.

Cinco años más tarde compró una vivienda valorada en un millón de euros y transformó su insolente verborrea en una suerte de “ponderado y circunspecto monje budista”: estrategia electoral que ni él mismo se creyó. Un guion tan mal orquestado que hasta sus más cercanos colaboradores le dieron la espalda, al punto de sufrir una pérdida de más de un millón de votos y terminar ocupando el cuarto lugar como movimiento político.

El debilitamiento para no decir descalabró de la extrema izquierda favoreció al partido socialista como alternativa frente el despertar de una ultraderecha andaluza tutelada por los principales conexos del nuevo nacionalismo populista, es decir, neofascistas que han polarizado la arena política internacional. Sin más, Le Pen y Salvini en estrecha relación con el jefe de gobierno húngaro para mencionar algunos de los casos europeos más recientes.

Por otro lado, el mayor extravío de los partidos de centro derecha fue evidentemente perder el centro. El hecho de haber concurrido a una manifestación conjunta con la agrupación ultraderechista en contra del gobierno, si bien, en lugar de robustecer a la oposición más bien fortaleció al jefe de gobierno. Pedro Sánchez, de manera astuta diseñó la estrategia electoral fusionando a los partidos tradicionales con el ascendente movimiento de ultraderecha.  ¡Sacro desacierto de las derechas indistintamente de sus diferentes versiones! Claro, ahora ambas fuerzas conservadoras desconocen a la extrema derecha andaluza, como si apenas fuera “conocido de otro barrio” : una lucha de poder en que se juega el liderazgo de oposición al gobierno de Pedro Sánchez.

Es tal el nivel de torpeza que Albert Rivera sigue hostigando de forma obsesiva a diestra y siniestra; agresividad pasmosa que recuerda a “aquel líder de Podemos” cuando pretendía ser comunista, es decir, antes de probar las mieles del poder y devenir esta especie de sapiencia de claustro. Incluso hoy, un mes después de las elecciones, las derechas continúan atacándose en vez de acercarse discursivamente para vigorizar el centro político. En otras palabras, ¡un par de “pijos burgueses” que han perdido el tacto, el tino y el tono!

About Carlos Rodríguez Nichols

Soy Carlos Rodríguez Nichols
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s