Hablemos claro

Carlos Rodríguez Nichols

Hoy, Estados Unidos no es la única potencia del mundo ni es más fuerte que hace tres años. Al contrario, la actual Administración de Washington ha hecho cuatro errores garrafales con seriecísimas consecuencias a corto plazo: amenazó al dictador norcoreano con un conflicto nuclear que, al final,  resultó un pobre espectáculo circense. Declaró la guerra comercial al gigante asiático sin lograr beneficio alguno, y rompió el pacto antinuclear firmado con Irán y las potencias europeas. Y, por si fuera poco, permitió por negligencia o clientelismo el empoderamiento de Rusia en Oriente Medio y a escala mundial. Debido a estas torpezas, China, Rusia, Irán y Corea del Norte orquestados por Bejín, están estrechamente aliados contra las potencias occidentales.

En otras palabras, Beijín y Moscú han ideado un conflicto bélico “no convencional” contra las naciones democráticas occidentales que perjudica mayormente a Washington en tanto supuesto líder o, al menos, cabeza de Occidente. Este conflicto va más allá de bloqueos y tarifas comerciales o hombres muriendo en el frente. Se trata de una guerra epidemiológica planificada y construida cuidadosamente por China y Rusia en aras de un proyecto común: la dominación del mundo.

Estas potencias nucleares con absoluto control del aparato estatal se rigen según órdenes dictadas por las altas jerarquías del Kremlin y el Partido Comunista Chino, sin importar las implicaciones en ciertos sectores de la población. Para estos autócratas, algunas veces es necesario sacrificar un número de ciudadanos con tal de fortalecer el Estado como potencia mundial. En otras palabras: el fin justifica los medios.

El contagioso y letal virus Covid-19 es el medio idóneo para crear una paranoia colectiva a nivel mundial, obligando al mundo a un aislamiento social y económico sin precedente. De esta forma, cercando a las personas de manera masiva ejercen el control social y económico de las naciones competidoras, especialmente, de potencias rivales. En otros términos, un contundente golpe del bloque de naciones autócratas no-occidentales.  Un duelo entre las dictaduras comunistas euro-asiáticos y las potencias democráticas occidentales, éstas últimas dirigidas, si cabe tal nomenclatura, por un desconocedor de política y economía internacional.

Gran parte del desequilibrio mundial es achacable a las torpezas internacionales llevadas a cabo por la actual Administración de Washington. Responsables de la álgida distancia entre la Casa Banca y las potencias aliadas europeas, así como por el menosprecio a organismos internacionales, fundados hace setenta años en aras de la paz mundial.

Todo esto, ante el silencio de un importante sector empresarial que aún alaba al jefe de gobierno estadounidense: una supra proyección de ellos mismos potenciada al más alto rango mundial. Al extremo, que sus fervientes seguidores desoyen las agudas carencias del presidente, sus continuos baches intelectuales y los vergonzosos desconocimientos en temas internacionales. Y, no solo eso. La magra inteligencia emocional del mandatario, ahondado, a una obtusa testarudez e ignorancia global le han impedido escuchar a decenas de consejeros que finalmente perdieron sus investiduras por no acceder a las irracionalidades del explosivo presidente.

Sin mas, un burdo empresario con turbio pasado que logró escalar el pico más alto  de la cima burlando barreras y deshaciéndose de quién estorbe a su lado. Este incapaz “dirige” el mundo en una de las crisis sanitarias y económicas más contundentes de la historia contemporánea: prueba irrefutable de la vulgarización a nivel mundial, de conductas y comportamientos diametralmente antagónicos a los principios de honestidad y lealtad. En fin, filosofías de vida incompatibles con los valores de próceres de la patria, de aquellos hombres y mujeres honorables  que construyeron los pilares de la historia.

DSCF5275 (1)

About Carlos Rodríguez Nichols

Soy Carlos Rodríguez Nichols
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

1 Response to Hablemos claro

  1. FEDERICO JOSE GONZALEZ PENA says:

    Siguiendo con la tónica y el lenguaje decente que utilizaste en tu artículo (y que no es el que quisiera utilizar aquí), te comento dos cosas: 1) no sé si sea cierto que esto fue un virus prefabricado y concertado entre Rusia y China. No me extrañaría, del ser humano puede esperarse cualquier cosa. Ya lo vimos hace 70 años con la Alemania nazi. Pero no sé si esto sea cierto o no, y en mi ingenuidad esperaría que no fuese cierto. Pero bueno, si desde hace un siglo hemos sido capaces de utilizar armas biológicas en guerras mundiales, y bombas nucleares lanzadas sobre ciudades niponas, y DOS, no UNA, somos capaces de cualquier cosa. Muy lamentable. Y 2), estoy totalmente de acuerdo con vos en que este tipejo ha manejado esta crisis internacional con los pies. Su arrogancia y su ignorancia han prevalecido ante todo. Y se nota. Y con ello, el planeta entero ha visto como un país líder, viene cayéndose en picada al no hacer nada. Porque ni siquiera la oposición gringa está haciendo nada, o al menos nada que se escuche y que haga eco en el resto del mundo. Ya viste lo que ha venido haciendo con la OMS (WHO), criticando al Presidente Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus de ser “pro-China”, y consecuentemente, cortando el apoyo de los EEUU a esta importante organización internacional. Manejar la situación con los pies ha sido para mí un piropo, creo que lo ha manejado con la parte más baja de la espalda, tomando decisiones que afectan al Mundo entero, como un adolescente caprichoso, sin considerar la seriedad de sus actos. Ha actuado como el típico tirano que toma decisiones a la ligera e irrespetando la legalidad del sistema. Vergüenza es lo que da. Y las naciones europeas no han hecho mucho tampoco ante su evidente desunión y falta de solidaridad. Estamos viviendo un momento difícil para la Humanidad, y las fichas del ajedrez geopolítico, probablemente cambiarán. Pero sin tomar lado político, los países del tercer mundo de quién hemos estado recibiendo apoyo durante esta crisis ha sido de China, no de los EEUU. Este tipo con su política racista hacia los inmigrantes y hacia los demás países “no blancos” ha sido notoria. Creo que su liderazgo se ha visto totalmente comprometido, y dudo mucho que vuelvan a ser los faros del mundo que lograron ser desde el final de la II Guerra Mundial. Creo que deberemos prepararnos para un nuevo líder que no habla inglés.

    Like

Leave a Reply to FEDERICO JOSE GONZALEZ PENA Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s