Un secreto a gritos

Carlos Rodríguez Nichols

En la actualidad hay una crisis de valores debido en gran medida a la pérdida de referentes de autoridad. Los principios de honestidad, lealtad e integridad se han desdibujado dando mayor peso al dinero, indistintamente si se trata de capitales hechos de manera honesta o fraudulenta. Esta decadencia ética ha instaurado un doble discurso, una moral permisiva que pretende desoír lo “incorrecto“ y permitir lo indebido. En otros términos, la codicia y ambición material han transgredido los principios que conformaron la columna vertebral en el pasado.

A pesar que la corrupción ha existido a lo largo de la historia, en la actualidad esta toxicidad permea los estratos sociales de manera vertical. Una descomposición que salpica las diferentes instancias del Estado, desde los ramplones ciudadanos envueltos en toda clase de transgresiones, hasta empresarios, mercados financieras, legisladores, jueces, y altos mandos del Poder Ejecutivo. Es tal la desfachatez, que algunos mandatarios mienten de modo compulsivo enredando al electorado en sus patológicas falacias, es decir, se valen de cortinas de huno para velar sus propios engaños.

Claro ejemplo de esta falsedad política es la obstinación del presidente estadounidense acerca del billonario muro fronterizo entre Estados Unidos y México. La insistencia en la muralla fronteriza no se limita exclusivamente a cumplir promesas de campaña o satisfacer las demandas de las bases republicanas con fines electorales. Va más allá de eso. Es la necesidad de crear una estrategia mediática lo suficiente estridente para intentar amortiguar el impacto noticioso de las pesquisas llevadas a cabo por el fiscal Robert Muller. Investigación que involucra a consejeros y jefes de campaña del presidente así como al abogado personal del magnate neoyorkino durante su carrera inmobiliaria: trayectoria empresarial que es todo menos intachable y escrupulosa.

En otros términos, veladuras que pretenden ocultar la interacción del entorno más cercano del presidente con entidades extranjeras de dudosa procedencia, negociaciones, que salpican tácita o directamente a la familia del Jefe de Estado y complican cada vez más al mandatario. Ante todo, es una táctica de la Administración Trump para desviar la atención pública del ojo de la tormenta, de las supuestas conspiraciones entre el magnate neoyorkino y las mafias apadrinadas por el Kremlin.

También, es notorio el proceder de la actual Administración de Washington al hacer caso omiso de la intromisión de potencias rivales en el meollo estatal estadounidense. Un plan estratégicamente diseñado por Moscú para menoscabar el poderío y liderazgo estadounidense: complot a escala  internacional que involucra a las altas esferas rusas, iranís y chinas, los mentores del dictador norcoreano, con posibles repercusiones hegemónicas a mediano y largo plazo. ¡Un secreto a gritos cada día más difícil de acallar!

Además, llama la atención la insistencia del presidente Trump en denigrar los informes de inteligencia estadounidenses acerca de la incursión del Kremlin en el cerebro estatal norteamericano. Esto, no se trata del espionaje al partido opositor como fue el escándalo Watergate durante la Administración Nixon, sino la incursión estratégica de Rusia, archienemigo de Estados Unidos por generaciones, en el foco neurológico de la institucionalidad norteamericana. Entonces, cabe preguntarse ¿por qué el discurso presidencial norteamericano se centra exclusivamente en la amenaza migratoria a lo largo de la frontera sur, y niega hasta la saciedad la intromisión de Moscú en el aparato estatal de Washington?

Es necesario entender que la trama rusa, aparte de haber impactado a favor de uno de los candidatos en las últimas elecciones presidenciales, desnuda la vulnerabilidad de los servicios de seguridad estadounidenses y pone en tela de juicio el dominio de la nación más poderosa del planeta. En otras palabras, una ventana al mundo que muestra las flaquezas de Washington frente a la fortaleza cibernética de las potencias rivales… Dicho en otros términos, una guerra de hegemonías que se libera en espacios virtuales y no en campos de batalla como en siglos anteriores.

Por lo tanto, la supuesta emergencia nacional no es la multitud de hondureños ingresando de forma ilegal a Estado Unidos sino en todo caso la infiltración cibernética de Moscú en la institucionalidad estadounidense. Inteligencia secreta rusa que tiene mayor impacto en la soberanía de la primera potencia mundial que las hordas de ilegales colándose a través de bayas fronterizas. Una vez más, la obcecada insistencia en la construcción del muro es un montaje escénico para encubrir las confabulaciones existentes entre las altas esferas de la Administración Trump y entidades extranjeras inmiscuidas en la médula de la inteligencia estadounidense. Injerencia cibernética liderada por el presidente Putin, que cuenta con la mirada silenciosa de prominentes personalidades de la Casa Blanca. En otras palabras, el mayor ejemplo de deslealtad, deshonor y traición a la patria.

Sin más, deshonras institucionales que corroboran la crisis de valores de la sociedad contemporánea o, dicho de otra manera, la des-valorización del hombre ante la brutal y feroz “materialidad” que caracteriza al siglo veintiuno.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El abusador

Carlos Rodríguez Nichols

El abuso sexual permea la sociedad de forma transversal sin distinción de clase social, situación económica o capacidad intelectual. Por tanto, dado que los abusadores proliferan en la heterogeneidad del colectivo social es imposible encasillarlos con etiquetas preestablecidas o perfiles determinados. No obstante, se sabe que la mayoría de las denuncias de abuso sexual proceden de los estratos menos favorecidos, ya que los individuos con condiciones privilegiadas tienen conexiones y recursos económicos para escapar a denuncias, detenciones y en última instancia a la justicia.

Para muchos, es incomprensible cómo estos sujetos con reconocimiento y poder se ven envueltos en esta espiral de humillaciones que deshonran las glorias y fama del pasado. Por eso, sus leales seguidores difícilmente pueden hacer una escisión entre el personaje merecedor de beneméritos y respeto, y el sujeto patológico al que imputan comportamientos depravadas o desequilibrios psíquicos, es decir, extravíos lujuriosos que coexisten con el perfil público de sobresalientes empresarios, brillantes estadistas y hasta nobles hijos de la patria. Individuos suficientemente integrados a la sociedad para mantener fachadas irreprochables o “vidas paralelas” en las que entrelazan vicios privados y virtudes públicas.

Indistintamente de la formación académica o éxito profesional, los abusadores sexuales son incapaces de controlar los impulsos más básicos del ser humano, esa animalidad humana que en ciertos casos pulsa de forma patológica, es decir son esclavos de su propio descontrol pulsional. Vergonzosa realidad que tarde o temprano sale a la luz cundo alguna de sus rapiñas se atreve a abrir la vedada caja de pandora, esa cripta imaginaria que el abusador pretende ocultar ante la mirada social. Así, el abusador camina al borde del precipicio desafiando el vértigo de su propia caída.

El abuso es una aberración que impide un razonamiento objetivo de la propia conducta, y, de los daños causados a otras personas con sus actos licenciosos. Transgresores que vulneran la intimidad de sus presas dejándolas atrapadas en una vorágine de sentimientos viscerales hacia el agresor, y hacia todos aquellos que optan por tener una mirada silenciosa frente a estos depravados acontecimientos. En otras palabras, acciones de sujetos desadaptados que conllevan consecuencias irreparables a las personas ofendidas, muchas veces acusadas de farsantes provocadoras o desviadas mentales.

Sin embargo, la ecuación cambia de forma abrupta cuando son varias las víctimas ultrajadas por el mismo agresor. En este caso, el incriminado difícilmente puede defender su aparente inocencia disminuyendo los hechos a banales “historias de faldas” como intentan eludir sus incondicionales cómplices en jergas machistas. Un reduccionismo de la verdad que no solo pone en evidencia el desequilibrio del abusador sino también el cinismo de los defensores.

Una vez más, en el abuso sexual se conjugan factores sociales, psíquicos, emocionales y variables del entorno más íntimo del  agresor. Descréditos que se remontan a la estructura familiar de origen, tan primarias como el lugar que ocupa el padre en el desarrollo del abusador o la relación de éste con la figura materna; ambos, paradigmas emblemáticos en el proceso de socialización. Por eso, los abusos sexuales no se pueden limitar a comportamientos antisociales que requieren exclusivamente el castigo o el perdón de la justicia. No se trata solo de encerrar a estos agresores con exhaustas penas carcelarias, sino, realizar un profundo trabajo psicoterapéutico que permita ahondar en los submundos de las estructuras perversas. Si no es así, las posibilidades de reinserción social perecerán en el intento.

En todo caso, el abuso sexual exige abordajes multidisciplinarios que interpelen esta patología psicosocial desde diferentes aristas: biológico, emocional, psíquico y judicial. Se requiere seguimientos profesionales adecuados que permitan a la población agresora concientizar el patológico control de sus impulsos y los gravísimos daños a otras personas; mujeres, en su mayoría, a las que agreden vulnerando lo más íntimo de la subjetividad.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Venezuela, la otra Siria

Carlos Rodríguez Nichols

Existen coyunturas políticas, sociales y económica muy similares entre Venezuela y Siria. Las dos naciones están regidas por sistemas autoritarios a la sombra de potencias extranjeras que rivalizan entre sí con fines estrictamente económicos y geopolíticos: actores internacionales que proclaman y destituyen dictadores según sus propios intereses, utilizando las crisis humanitarias como telón de fondo para destronar a regímenes opuestos a sus proyectos mercantilistas.

Ambas economías son comandadas por jerarquías castrenses en estrecha colaboración con organizaciones criminales a escala transnacional. Todo esto, a la luz de una brecha social insostenible fruto de la explotación del sector militar sobre las clases menos privilegiadas a las que fomentan con falsas promesas y venenosos discursos  antiimperialistas. En otras palabras, militares erguidos en el poder a costa de poblaciones carentes de necesidades básicas.

A pesar que Siria no cuenta con riquezas petrolíferas como las naciones circundantes de la región, sin duda tiene una posición estratégica en el mapa de Oriente Medio. Situación que la convierte en diana política de los países occidentales interesados en minimizar los costos del petróleo saudí hacia los mercados europeos. Cadena de producción en la que lucran de forma indecorosa los gobiernos locales, así como las grandes potencias involucradas en la distribución del tan anhelado “oro negro”.

En la última década, Siria se convirtió en el laboratorio militar de las potencias regionales, en otras palabras, en terreno de batalla de Rusia e Irán para poner a prueba equipos armamentistas de última generación sin afectar directamente al grueso de sus poblaciones. Esto, a cambio de proteger al dictador sirio y asegurar la permanencia de este sátrapa en el poder, ¡el mismo, al que hace ocho años la comunidad internacional vaticinó tener las horas contadas!… ¿Error de cálculo o doble discurso político de las potencias involucradas en el conflicto armado?

Debido a la escasez alimentaria y la decadencia institucional, alrededor de quinientos mil sirios han muerto, cinco millones han sido desplazados, y aproximadamente seis millones han buscado asilo principalmente en Europa. Hordas migratorias que han tenido que enfrentar el rechazo de gran parte de la opinión pública europea en franca oposición a las políticas de fronteras abiertas y asilo sin control a refugiados.

Por otro lado, la realidad venezolana es igual de desalentadora. La codicia de políticos envueltos por generaciones en abusos y escándalos de corrupción sirvió de caldo de cultivo a la descomposición social que vive el pueblo venezolano: corrupción generalizada de políticos que han saqueado de forma desvergonzada las arcas estatales de uno de los países más ricos de Latinoamérica.

Venezuela es considerado entre mayores productores de petróleo y derivados del mundo, pilares fundamentales de desarrollo económico de las naciones industrializadas, así como columna vertebral de los mercados mundiales y de la política exterior a nivel global. Sin embargo, a pesar de su abundancia natural, hoy es testigo de una quiebra estatal y desprestigio político a lo largo y ancho del planeta. Debacle económico fruto en gran parte a las irresponsables medidas llevadas acabo por el régimen chavista durante las últimas dos décadas.

En el último lustro, casi cuatro millones de venezolanos han huido del sistema autócrata implantado por los narcodictadores bolivarianos estratégicamente orquestados por  fuerzas militares externas. Según recientes estudios demográficos, gran parte del éxodo venezolano se concentra en los países fronterizos del cono sur. Si bien, lo que en un principio fue visto por estas naciones receptoras como surplus laboral, ahora es considerado una carga financiera para los Estados suramericanos que apenas subsisten a las erradas políticas económicas de gobernantes populistas.

Populistas que de forma estridente aplaudieron las medidas instauradas por el entonces “paladín” de la Revolución Bolivariana, el mecenas de la “década ganada” kirchnerista y de la corrupción generalizada brasileira. En otras palabras, Chávez fue el cajero de esa panda de desvergonzados que se hicieron llamar la nueva izquierda latinoamericana, aunque tienen más de ávidos afanosos que de empáticos benefactores.

El escenario venezolano es confuso de todo ángulo que se mire debido a la congruencia de grandes potencias compitiendo por sus propios beneficios. Un abanico de actores que abarca a potestades internacionales salvaguardando sus millonarias inversiones y, por otro lado, a organizaciones criminales intentando convertir a Venezuela en un narco estado petrolero con tentáculos en el mundo entero. Dicho de otra manera, un ajedrez político que incluye a Rusia, China, Estados Unidos, Irán, Hezbolá, Las Farc y la decrépita Cuba castrense, cada uno, luchando por sus utilidades económicas y expansión geopolítica. Solamente el tiempo dirá si la oposición venezolana puede vencer al régimen chavista o, como en el caso de Siria, las fuerzas proclives al dictador terminarán imponiendo su dominio sobre la nación petrolera.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El crimen organizado

Carlos Rodríguez Nichols

En las últimas décadas, la criminalidad se ha incrementado exponencialmente a nivel mundial. El crimen organizado ejerce control del colectivo social por medio de mecanismos de violencia, secuestro de personas, y extorción a gobiernos y funcionarios públicos. Es decir, la conjunción de tareas criminales llevadas a cabo con estrategias cuidadosamente planificadas a través de redes interconectadas a escala trasnacional.

Existen elementos estructurales que caracterizan el perfil de los delincuentes. Por un lado, son considerados desechos excluidos de la sociedad. Ciudadanos del bajo mundo vistos por la mayoría como sujetos de “segunda categoría” con escasas posibilidades de salir del submundo del que proceden. En otras palabras, sujetos con pobrísimas herramientas sociales carentes de los valores formativos necesarios para integrarse a un bien común y, por tanto, relegados a comportamientos antisociales y conductas delictivas en las que exteriorizan los sentimientos más viles del ser humano: odio y resentimiento. Enojo con el sistema que, desde su perspectiva antisocial, los considera desmerecedores de las necesidades básicas y una vida medianamente digna. En otras palabras, una espiral de sentimientos de venganza contra los representantes del poder político y económico, hacia el amo, en sentido figuradoque los esclaviza al estrato más bajo de la sociedad.

Por otro lado, estas masas de desfavorecidos sin metas ni rumbo definido encuentran en las organizaciones criminales un lugar de reconocimiento y la posibilidad de ascender económicamente. La criminalidad les ofrece la ilusión de ser alguien entre esa multitud de miles y millones de “seres-nadie” que pululan los inframundos de favelas brasileiras, la insurgencia mexicana o las maras salvadoreñas. Ahora, cuentan con una poderosa arma social: la violencia. La violencia como instrumento de dominio les permite acceder a actividades ilícitas, fuentes de riqueza y empoderamiento personal.

Pero, la criminalidad organizada no se limita exclusivamente a los delincuentes marginales ya que toca diferentes aristas del espectro político doméstico e internacional: funcionarios públicos, altas jerarquías gubernamentales y el sistema financiero en sus diversas ramificaciones. Por eso, las organizaciones criminales confabulan con la “delincuencia de cuello blanco” insertada hasta la médula del andamiaje estatal: los senadores y congresistas de turno, jefes de aduanas, cuerpo policial y miembros del ejercito, para mencionar algunos de los “mandos” que se prestan a esta millonaria complicidad. Entonces, surge la interrogante si la inoperancia frente al crimen organizado es fruto de la incapacidad de los servicios de inteligencia ante este carcinoma social o, si más bien, existe un compadrazgo silencioso entre los gobiernos locales  y las organizaciones al margen de la ley.

Hasta el momento ningún gobierno de izquierda o derecha ha podido erradicar las bandas criminales consideradas la mayor amenaza a la seguridad pública mundial. Ejemplo de esto fue la inhabilidad del Partido de los Trabajadores para detener el crimen organizado y la violencia en Brasil, principales razones por las cuales accedió al poder el ultraderechista Jair Bolsonaro con un discurso tan violento como el de las organizaciones delictivas. También, la ineficiencia de los partidos tradicionales mexicanos frente a los grupos criminales permitió el asenso del demagogo izquierdista López Obrador a la presidencia de México. Dos políticos antagónicos, situados en los extremos del espectro ideológico latinoamericano, enfrentados a la misma descomposición social producida por organizaciones delictivas y sus tentáculos criminales.

Brasil y México, independiente de las variables poblacionales, étnicas y económicas, ocupan los primeros lugares en inseguridad ciudadana y homicidios de la región. Estos gigantes continentales son fieles testigos de la intromisión de las bandas del crimen en el aparato estatal de ambas naciones; intrusión que permea a empresarios, abogados, banqueros, las Iglesias según sus diferentes credos e intereses políticos y económicos, y sectores de las fuerzas armadas lucrando del trasiego clandestino de armamento.

Dado la incapacidad de las instituciones políticas para extirpar la criminalidad organizada, se debe de construir redes o rediseñar puentes de información multilateral que actúen como “inteligencia contracriminal” frente a competencias delictivas estratégicamente interconectadas. Eso requiere extraer, de raíz, la putrefacción implantada en las mafias financieras y en los capos del mercado negro armamentista, autores intelectuales y los mayores usureros de esta escoria mundial.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Las caras del terrorismo

Carlos Rodríguez Nichols

“Cualquier acto destinado a causar la muerte o lesiones a un civil o un no combatiente cuando el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo”. (Kofi Annan, 2005, ex Secretario Naciones Unidas).

A pesar del esfuerzo de la comunidad internacional para regular el sistema financiero y el blanqueo de capitales aún queda mucho camino por recorrer. Porque, así como los extremistas han modificado sus técnicas terroristas también se han “profesionalizado” los mecanismos de financiamiento a estas causas fanáticas. La financiación a actividades terroristas se convirtió en una vía idónea para blanquear dineros procedentes de operaciones al margen de la ley, de transacciones que no pueden reinsertarse en la economía de forma legal. En otras palabras, capitales ilícitos camuflados por medio de operaciones encubiertas y entidades constituidas para enmascarar patrimonios de oscura naturaleza.

El narcotráfico es una de las fuentes más importantes de financiamiento de grupos terroristas, y por eso  existe una estrecha conjunción entre las mafias del narco y organizaciones armadas extremistas. Ambas, operando en la clandestinidad se dan apoyo mutuo a través de redes globalmente interconectadas: una alianza estratégica en materias de información, inteligencia criminal y tecnología que constituye una amenaza permanente a nivel mundial.

En algunos casos, los grupos violentos tienen absoluto control sobre la cadena de producción de estupefacientes. Enlace que abarca el cultivo, el procesamiento químico, y la distribución de sustancias psicoactivas. Así, las utilidades son invertidas en la financiación de sus propios proyectos terroristas sin tener que depender de terceros, es decir, un dominio total de la actividad delictiva y los beneficios materiales. De esta manera, los radicales obtienen unas de las mayores entradas económicas aparte de los aportes devenidos de asociaciones políticas que favorecen móviles extremistas.

Otro de los instrumentos de financiamiento es el tráfico de armas. Material bélico extraído de poblaciones sometidas por ellos mismos en la expansión  político y territorial terrorista. Armamento saqueado de cuarteles militares y posteriormente puesto a la venta o canjeado en el mercado negro según las necesidades inmediatas de estas organizaciones sectarias. Un universo de irregularidades que se extrapola a la tenencia de armas personales en la sociedad civil, si bien, sociedades plagadas de artefactos mortíferos en manos de personas emocionalmente incompetentes para manipular armamento de forma responsable.

Detrás de los negocios delictivos de armas hay un escenario de violencia, exclusión, pobreza y, obviamente, los intereses económicos de las grandes potencias inmiscuidas en esta trama criminal. Los conflictos en Yemen, Irak y Siria, son algunos ejemplos del poder de la industria armamentista y mafias conexas que participan de este festín de corrupción global. Bandos que promueven movimientos bélicos sin importar las pérdidas materiales y humanas de poblaciones avasalladas por sus victimarios.

La trata de personas es otro importante filtro de financiación de los grupos radicales. Jóvenes transferidos a países extranjeros donde se les explota laboralmente y se fuerzan a prostituirse. No importa si son niñas puberales o adolescentes, todos, sin distinción de género son considerados productos negociables en el meat market, en ese mercado humano en que se truecan órganos y personas por otros servicios. ¡Una objetivación de los individuos en que se anula todo rasgo de subjetividad!

Difícilmente, las organizaciones terroristas se habrían expandido mundialmente sin el financiamiento del narcotráfico, el mercado negro y la trata de seres humanos. Mafias empoderadas con capitales ilícitos procedentes de submundos circunscritos a las drogas, las balas y fanatismos religiosos. Grupos legalmente marginales que actúan ante la mirada ciega y cómplice de Estados Unidos, Rusia, China y las naciones poderosas de Europa: las ocho naciones más prósperas del mundo implicadas en activa o por pasiva en esta espiral de convenios al costado de la legalidad, componendas que ellos mismos callan o disfrazan.

Por eso hay que ir a la médula de esta cruda realidad, a la verdad sin antifaces, y enfrentar a los grupos de poder enlodados en organizaciones promotoras del terror. Movimientos fanáticos, financiados por los paladines del sistema, que anteponen sus causas extremistas a la vida de adultos y niños inocentes. Es decir, grupos extremadamente violentos que se valen de maniobras atroces para extorsionar a personas y gobiernos.

DSCF5275 (1)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El muro de los engaños

Carlos Rodríguez Nichols

Ante la masiva migración de centroamericanos a Estados Unidos, el gobierno estadounidense pretende invertir cerca de seis billones de dólares en la construcción de un colosal muro fronterizo para poner alto a las caravanas migratorias, tropeles humanos a los que tildan en forma generalizada de narcotraficantes y criminales. No obstante, la falta de educación y las escasas posibilidades de movilización social son las principales causas de estas indignas hordas migrantes en busca de algo mejor que sus paupérrimas miserias. Pueblos explotados durante décadas por dictaduras extremistas, muchas de ellas, auspiciadas por Washington. Sin embargo, si Estados Unidos y los gobiernos centroamericanos hubieran construido políticas públicas con una mirada “largoplacista”, ahora, el resultado sería radicalmente diferente.

Por otro lado, las redes de narcotráfico no son monopolio de las bandas al sur de  Estados Unidos. Existen en ambos lados de la frontera. Por eso, es imposible señalar de agresores de la ley exclusivamente a aquellos ubicados en países limítrofes con Estados Unidos. Los estadounidenses no son pobres víctimas embaucadas en el consumo de estupefacientes, sino, los mayores consumidores de psicotrópicos del mundo.

Los servicios de inteligencia regionales y extranjeros cuentan con información exhaustiva de los cultivos de plantas psicoactivas en tierras andinas, así como del procesamiento químico de cocaína en control de las insurgencias colombianas. También conocen las rutas utilizadas en el trasiego de drogas a través de países centroamericanos, los medios de transporte empleados y las diferentes puertas de entrada a Estados Unidos. En otras palabras, un laberinto de complicidades que abarca desde el campesinado amazónico hasta las más altas esferas estadounidenses.

En territorio estadounidense existen redes de receptores que distribuyen las sustancias a lo largo de Estados Unidos; distribución, que produce la mayor ganancia en la cadena mercantil. Se calcula que a Estados Unidos ingresa alrededor de mil  doscientas toneladas de cocaína al año, material que se infiltra por vías terrestres, aéreas, en lanchas de alta velocidad y naves subacuáticas que burlan todos los mecanismos de seguridad de la primera potencia mundial; es decir, frustran las fuerzas armadas, entidades antidrogas, información satelital, tecnología de primer orden e instituciones gubernamentales implicadas, por activa o por pasiva, en el negocio más lucrativo del mundo.

Capitales ilícitos que no quedan exclusivamente en manos de productores y distribuidores de drogas. Estas fortunas mueven mercados bursátiles e inmobiliarios y la economía en términos generales: una incalculable inyección de dinero que permea diferentes sectores del sistema capitalista. Más aún, el hecho de ser productos ilegales se transforman en frutos prohibidos, en mercancías cada vez más accesibles a trasgresores de la sociedad. En otros términos, los comportamientos infractores de un importante sector de la sociedad son explotados “magistralmente” por delincuentes que actúan al margen de la ley; antisociales, tanto sudamericanos como estadounidenses, implicados en este estratégico enjambre de corrupción.

Por eso, la supuesta crisis humanitaria potencializada por el masivo consumo de estupefacientes no se soluciona construyendo billonarias fortalezas de concreto. El gobierno estadounidense, en lugar de invertir casi seis mil millones de dólares en un fortín medieval, debería de erradicar las redes de distribución de drogas dentro del territorio norteamericano. En otras palabras, llevar a acabo una asepsia social que penetre en las mafias bursátiles e imperios inmobiliarios estadounidenses: los mayores beneficiados de la venta de sustancias ilegales a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Obviamente, es más fácil engañar al electorado con murallas de cemento armado que calar de lleno en la médula del billonario negocio de las drogas. Pudrición social que salpica al sistema financiero y a políticos de ambos partidos envueltos en esta vorágine de obscuras negociaciones.

DSCF5275 (1)

 

Posted in Uncategorized | 2 Comments

Las huellas de Putin

Carlos Rodríguez Nichols

Putin adquiere cada vez más fuerza. Poder que no se limita exclusivamente a Moscú y al Kremlin, sino que extiende sus tentáculos a Medio Oriente y Latinoamérica. Sin duda, la intervención en Siria marcó el inicio del expansionismo ruso: injerencia que posicionó a Rusia como potencia emergente entre los grandes potentados  mundiales.

En 2015, Vladimir Putin se convirtió en el estratega militar del dictador sirio. Al punto que Bashar al Assad tras casi ocho años de guerra conserva su autoritario régimen, recuperó el territorio en manos de grupos extremistas y consolida el reconocimiento entre las fichas políticas regionales: un triunfo para el autócrata sirio en estrecha relación con el binomio militar ruso-iraní. En otras palabras, una alianza que potencializa los intereses hegemónicos de Moscú y la carrera imperialista de lo ayatolas en la región.

Sin embargo, este éxito político y militar no se limita a las tierras del Éufrates. En la actualidad, Putin pone su mirada e inversiones millonarias en Venezuela, en el fracasado proyecto económico bolivariano que aún cuenta con las mayores reservas de crudo del mundo. Ante esto, el hombre fuerte de Rusia se convierte en mecenas de Nicolás Maduro a cambio de importantes cuotas de poder en la industria petrolera. En otros términos, Maduro le entrega a Moscú cruciales activos energéticos, campos petrolíferos y yacimientos de gas a cambio de un supuesto rescate económico y su sobrevivencia política.

También, Rusia apostó por el abastecimiento de armamento bélico ruso al gobierno dictatorial venezolano, una audaz maniobra política que asegura la territorialidad militar de Rusia en Latinoamérica. Ahora, las fuerzas armadas venezolanas están equipadas con armas, tanques y aviones rusos de primer orden; bastimento militar anteriormente suministrado por Estados Unidos y las potencias occidentales. De esta forma, Rusia marca su sello comercial, militar y geopolítico en la región. Porque, más que una coyuntura ideológica, es una fría y calculada intromisión en terreno americano, en el backyard estadounidense, el patio trasero ahora en franca desatención de Washington debido a los intereses de la primera potencia en otras zonas del mundo.

Paradójicamente, mientras Washington se distancia de su aliados amurallándose de los vecinos más cercanos, Rusia se inmiscuye en los lodos de culturas coetáneas, obviamente, con fines económicos y militares. No obstante, la estrategia rusa en Venezuela no se limita a prestamos y rescates sino más bien a posiciones significativas en la industria petrolífera. Así como sucedió en Siria, salvar al Estado venezolano de la bancarrota se paga con el control de activos energéticos y el acceso directo a las decisiones internas gubernamentales. En palabras del jefe de la diplomacia rusa:

“Rusia cooperará estrechamente con Venezuela, con su pueblo y sus autoridades legítimas y seguirá profundizando sus relaciones de socios estratégicos con Caracas. Continuaremos ayudando a Venezuela para que salga de la compleja situación económica en que se encuentra”.

Por eso, una intrusión militar de Estados Unidos en Venezuela no se limitaría a un conflicto entre las fuerzas armadas estadounidenses y venezolanas. Fácilmente se podría convertir en “otra Siria”, en el escenario de potencias regionales y extranjeras, principalmente de Rusia en su expansión geopolítica a escala mundial. Esto, sin olvidar las políticas expansionistas del gigante asiático; la complejidad diplomática entre los gobiernos de Caracas y Bogotá; el compadrazgo de las organizaciones narco militares en ambos lados de la frontera colombiana-venezolana; y las amenazas del recién electo presidente brasileiro: amenazas que no pasan de un retórico sofismo debido a la deteriorada situación económica que atraviesa la nación carioca. Es decir, el panorama económico  de Brasil no está para millonarias guerras en aras de salvaguardar discursos ideológicos extremistas.

Ante estas circunstancias, una posible intervención de Estados Unidos en Venezuela sería un error cardinal dado los intereses de las potencias emergentes en los campos petrolíferos venezolanos y en las reservas de crudo como telón de fondo. Por otro lado, el desgaste político del presidente Trump, el absoluto desconocimiento del Comandante en Jefe estadounidense en materia de guerra, y su incapacidad para escuchar a expertos y estrategas militares obstaculizarían una posible victoria de Washington en la región. Realidad diametralmente antagónica a la de Vladimir Putin: ex soldado con rango de teniente, espía, director de la KGB y Jefe del Kremlin por casi dos décadas. Adorado por muchos y detestado por otros, Putin es mundialmente reconocido como el gran estratega del siglo veintiuno.

DSCF5275 (1)

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment